Fernando Álvaro tiene una bio muy extensa y diversa, al igual que su recorrido académico y laboral. Es Director Académico del MBA de la Escuela de Negocios de la Universidad de Palermo, profesor de educación ejecutiva, conferencista y socio en la agencia de Negocios Market Dynamo.

Lo entrevistamos para ayudar a todos los que hacen malabares diariamente entre la universidad y sus trabajos actuales, a modo de guía y brújula para mantener el equilibrio. Lo dividimos en dos partes, de modo que puedas leerla con tranquilidad y disfrutes de su punto de vista.

– Desde tu experiencia profesional y siendo docente, ¿cómo ves la articulación de la universidad con el mundo del trabajo?

La realidad es que a las universidades les cuesta muchísimo aggiornarse al mundo del trabajo. Si bien algunas lo intentan, hay una rigidez propia del sistema educativo que hace que la velocidad de cambio no pueda ser adoptada por las universidades y las entidades educativas.

En algunas escuelas de negocios, más en MBAs y demás, es posible que eso sea más rápido, porque la velocidad frente a la comisión nacional de educación es más sencilla. En las carreras de grado es aún más complejo, con lo cual siempre hay un desbalance (sobre todo en el último tiempo) entre esta velocidad a la que avanzan las cosas en el mundo del trabajo y cuán preparada puede estar una universidad para dar una respuesta en términos educativos.

 

– ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de estudiar y trabajar durante una carrera?

Creo que muchas personas están más preocupadas en obtener el título que en aprender, en particular en Latinoamérica, y eso pasa en todos los ámbitos. Lo que buscan es cómo hacer esto lo más rápido posible.

Como experiencia nuestra en el MBA, muchos que comienzan la cursada para hacer el MBA en un año, terminan cambiando su modalidad y haciéndolo en dos años para así cursar menos materias.  No por una cuestión de carga horaria, sino porque realmente se dan cuenta que la inversión que están haciendo en estudiar es muy grande y que no le están sacando el jugo como se lo podrían sacar.

¿Esto por qué? Porque las Escuelas de Negocios requieren de mucha preparación, de lecturas de casos, de análisis de situaciones de negocios, y, cuanto más preparado vas a una clase, más obtenés de ella. Y eso hace mucho la diferencia.

En la universidad, ir o no ir preparado o leyendo a una clase, tiene un impacto. En una Escuela de Negocios hace toda la diferencia.

Con lo cual hay que tratar de ser consciente del tiempo que implica dedicarle, y no hacerlo como si fuera “pasando pantallas de videojuego”. Tenés que dedicarle el tiempo que se merece, y que sea tiempo de calidad.

Entonces lo que tenés que tener en cuenta es que elijas una forma de cursar compatible con tu carga laboral para llevarla adelante bien. O si estás cursando y después te ponés a trabajar, buscar una posición que no se interponga con lo que te propusiste como objetivo de estudio.

 

– En tu caso personal, ¿podés contar brevemente cómo fue el paso de estudiar a trabajar?

Yo estudié incluso de más grande. Primero hice mi experiencia laboral, después estudié mi carrera universitaria y luego volví al mundo del trabajo.

No sé si a todo el mundo se le dará igual. Yo estudié cuando tenía 30 años. ¿Y qué es lo que me terminó pasando? Hice mucho por mi carrera profesional antes de estudiar, que me trajo muy pocos resultados y a partir de haber obtenido un título yo logré muchas de las cosas que quería en mi mundo profesional: empecé trabajar en las empresas que quería, encontré el tipo de trabajo que me gustaba…

Para mí uno de los grandes valores de “Retorno de Inversión” que tiene estudiar tiene que ver no solamente con que accedés a un puesto mayor, sino con lo que te permite conocer a nivel intelectual y de prestigio para llegar a otros lugares.

Estudiar te permite estar sentado en otras mesas y tener otras conversaciones. Eso es muy relevante hoy en día, en una sociedad que está enfocada netamente en el conocimiento.

 

– ¿Cómo se debería elegir una pasantía o un programa de jóvenes profesionales?

Una pasantía o de un programa de jóvenes profesionales habitualmente se eligen como puerta de entrada a una gran organización, y la realidad es que, cuando es un requerimiento académico, cualquiera te sirve.  Es decir, si la universidad te dice “Tenés que hacer una pasantía de 3 meses”, cualquiera te va a servir.

Cuando uno lo hace realmente a conciencia, la pasantía es parte del aprendizaje, por lo que tenés tratar de involucrarte en una compañía o en algún puesto que te sirva para complementar lo que estás estudiando.

Obviamente no es sencillo, uno termina eligiendo pasantías medio al azar, pero la realidad es que tiene muchas cosas parecidas a un trabajo, y la diferencia es que generalmente uno busca un trabajo por el salario y la pasantía uno la tiene que buscar en función de lo que va a salir después. La pasantía te va a dar una parte en tu currículum que va a alimentar tu perfil profesional, te va a dar conocimiento para poder acceder a futuras búsquedas y me parece que tiene más que ver con eso.
¿Trabajan desde la universidad las salidas laborales desde los emprendimientos profesionales?

Desde la universidad en la Escuela de Ciencias Económicas y en la Escuela de grado, tenemos dos formas de vincularnos con el mundo del trabajo y las salidas laborales.

Por un lado, hay toda un área de desarrollo profesional, en la que nos relacionamos con compañías que nos piden personas que estén estudiando o tengan determinados perfiles y nosotros se los brindamos.

Por otro lado, hay muchos programas: por ejemplo, Cedexque son centros de emprendimientos donde apoyamos mucho el emprendedurismo. Hay talleres que te permiten armar tu plan de negocios, trabajar en la parte de aceleración, otros desde donde se trabaja la incubación y desarrollo de ideas.

Ponemos mucho foco en el emprendedurismo, por lo menos en nuestra universidad, porque entendemos que hoy en día ambas son salidas laborales válidas. Y eso es lo que buscamos tener. Nos preocupamos por ambas por igual. Ya sea la parte corporativa como la que tiene que ver con los emprendimientos.

 

Muy pronto la segunda parte de la entrevista.

 

2 thoughts on “En equilibrio

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s