• Hacer marketing de uno mismo es complejo y cuesta ser objetivo.
    • La mirada externa es más acertada y no está influida por la modestia, la autoestima o la vanidad.
    • Pensar como un posible reclutador es un ejercicio práctico que se simplifica con ayuda y sirve para entender qué buscan en un CV.
    • Tienes la oportunidad de invertir en tu “marca personal”, ya sea a través de la relación de dependencia como para trabajar en forma autónoma.
    • Requiere una dedicación mínima de tiempo para conseguir un producto final concreto.
    • La transformación se realiza en conjunto por lo que brinda confianza a la hora de asistir a futuras entrevistas laborales.

Rediseña hoy